Dolor-de-twitter-El-caso-de-la-Revista-Don-Juan

Dolor de twitter: El caso de la Revista Don Juan

El reciente episodio del la Revista Don Juan nos hizo recordar una vieja ley de las tecnologías de la información y por extensión de la Internet y claro, de las populares redes sociales, la cual es tan importante como ignorada: “No hay reglas”.


 

Así comenzó todo

Hace un par de días la Revista DonJuan (un magazín de variedades para hombres que circula en Colombia y producto de la Casa Editorial El Tiempo) publicó este artículo titulado: “18 tipos de usuarios que hacen de Twitter una red detestable” en la que el redactor hacia comentarios sobre usos que él (y por interpretación de muchos, también la publicación a quien representa) consideraba desagradables, reprobables o simplemente aburridos. Hablaba de con notable desdén sobre cómo las personas usaban twitter.

Para no alargar esta entrada terminaré diciendo que el artículo se convirtió en una bola de nieve de reprobaciones que terminaron en fuertes comentarios de desaprobación que a su vez evolucionaron en una muy negativa crítica al producto final: La revista.
¿Cómo fue que se pasó de un artículo en el que se buscaba llamar la atención de los usuarios de Twitter, a una avalancha de comentarios negativos ahora no sobre el artículo, sino sobre el producto final que es realmente el magazín?

Es un caso digno de ser visto con atención y aunque ya dijimos que en esto de las redes sociales no hay reglas, debemos tomar el riesgo de pensar que al menos existe lo que consideramos Buenas prácticas de manejo en las redes sociales.

En realidad es muy sencillo:

Entregue valor en lo que haga y/o diga: Si va a comprometer, su nombre, marca, producto o servicio, asegúrese de que aquello por decir valga la pena ser escuchado sea de interés y esté relacionado con su mensaje.

Usted responde por lo que dice: Todo queda escrito y registrado. Además de las obvias precauciones de no ofender o lastimar a sus seguidores visitantes, etc, recuerde que debe cumplir aquello que prometa. Y corresponder a sus palabras.

Dime con quién andas… : No es lo mismo que una firma, por ejemplo, una ONG o un político, pertenezcan al grupo de Facebook “Colombianos unidos por la paz” que al de “Yo también quiero conocer a la morronga aguardientera”. Sus participaciones en grupos deben ser coherentes con su objetivo y mensaje.

Respete las opiniones y reconozca los créditos: Es de sentido común (y si entendemos el sentido común como el conjunto de prejuicios que todos llevamos adentro). Respete lo que le digan (Asi no le guste) y acredita las ideas tomadas de otras personas. No hey camino más rápido para llevar un buen nombre que este.

¿Cómo terminó todo?
Termino el relato: Después de una estampida de seguidores del perfil de la revista, esta rectificó: Cambió el título de su artículo y explicó lo que pretendía.

A pesar de un masivo “Unfollow” (palabra que se utiliza en twitter para dejar se seguir a alguien) la revista aumento en unos 130 el número de sus seguidores.

Post data:
No todos escriben cosas “impopulares” en la revista DonJuan. Cada quien puede juzgar su contenido. De mi parte, sigo con especial cuidado “La Corte de Macumba” el blog de Jorgito Macumba. Un mordaz personaje muy popular en twitter (@Jorgitomacumba) poseedor de un sabroso y agudo sentido del humor.